Viernes, 15 de octubre del 2021 · Publicado a las 21:38

Quellón: Vecinos de Curanué reclaman por mala calidad en el suministro del agua potable

Ayer se reunieron con representantes de Essal para despejar dudas y manifestar su inquietud por esta problemática sanitaria

Un encuentro con personeros regionales y provinciales de Essal, sostuvo ayer la comunidad de Curanué, representada por un reducido número de socios tanto del comité de agua potable y de la junta de vecinos.

De un total aproximado de 370 clientes o usuarios del sistema de APR, no fueron más de 40 los que asistieron a la cita que se realizó en el gimnasio de la escuela Adela García del sector ubicado a orillas del estero de Huildad. Tampoco asistieron representantes de la DOH (dirección de obras hidráulicas), a pesar de haber sido invitados.

El encuentro, tenía por objetivo aclarar una serie de denuncias que han formulado algunos socios a través de las redes sociales, donde expresan su molestia, preocupación e indignación por la turbiedad y mala calidad del agua que reciben en sus hogares, lo que habría provocado incluso en algunos usuarios, según denuncian, serios problemas de salud.

Sobre este último aspecto, el comité se defendió señalando que se estarían efectuando las debidas mantenciones y que ellos son sujetos de frecuentes y sorpresivas fiscalizaciones por parte de los entes encargados de garantizar la debida calidad del suministro. Lamentando que se estén realizando este tipo de denuncias por medios informales, desde donde se ha llamado a no consumir el agua potable que actualmente se distribuye en el sector.

Vea la nota realizada al saliente presidente del comité de agua potable rural, Belarmino Cárcamo

 

Por su parte, el presidente de la junta de vecinos del mismo sector de Curanué, Adán Barrientos, confirma que a la luz de las denuncias recibidas, efectivamente la calidad del agua no está apta para el consumo, por lo que algunos vecinos con más recursos económicos, se están viendo en la obligación de comprar agua envasada, mientras que aquellos que no les alcanza para esta opción, deben conformarse con seguir consumiendo el agua del servicio de APR.

 

Otro de los acuerdos ratificados en la reunión, tiene que ver con el incumplimiento en el pago de las boletas de consumo, las cuales en algunos casos se arrastran por más de 6 meses, lo que complica seriamente las funciones y responsabilidades del comité a la hora de cumplir sus compromisos mensuales. Por lo que al segundo mes de deuda, se cortará el suministro a aquellos que no hayan cancelado, sin previa notificación.

También se acordó que dentro de las responsabilidades compartidas y de apoyo al único operario contratado, se prestará ayuda y supervisión a las labores de limpieza a los estanques, los cuales según también se denunció, estarían con una gran acumulación de barro en el fondo. Por lo que se aumentaría la frecuencia con que se las limpia.

Indiquemos finalmente que la situación sanitaria no deja de ser compleja, puesto que tal como confirmaron los dirigentes, las actuales cañerías que componen la red, ya habrían cumplido su vida útil, por lo que estas estarían desprendiendo óxido y sedimentos, lo que explicaría, en parte, el por qué el agua llega a los domicilios con una coloración y sabor a metales pesados.

Respecto al proyecto de renovación de todo el sistema, el cual según se dijo ya contaría con los recursos asignados, recién en marzo próximo podría llamarse a licitación, existiendo para ello fondos cercanos a los 1400 millones de pesos disponibles para su concreción, entendiendo que se sigue hablando de un proyecto a largo plazo, mientras que los actuales problemas de la calidad del agua seguirían preocupando a los numerosos pobladores del conocido y popular sector de Curanué.

Por: Christian Gallardo Barría